Editorial #1: Ampliando los horizontes de la anarquía

Es difícil poder determinar un proceso de erosión: sus rasgos generales son, básicamente, los del cambio, el movimiento y la transformación. No podríamos situar estáticamente un paisaje sujeto a agentes erosivos que transportan sus materiales y sedimentan la tierra. Tampoco podríamos utilizar este paisaje como un ejemplo, ya que el ritmo de la erosión puede ser rápido o lento dependiendo de los vientos o las lluvias que suelen azotar variablemente cada año. Sólo podremos decir que es un proceso constante, que empieza y que acaba sin pronóstico alguno, y que su acción en el espacio nos señala si las fuerzas de energía que se mueven en el medio ambiente, serán constructivas o destructivas.

Lo cierto es que la erosión se ha juzgado negativamente cada vez que ha sido originada por la acción antrópica, incluso capaz de arrancar los nutrientes a la tierra durante siglos. Una erosión divergente a aquella, es la que responde al ritmo de la dinámica de los elementos que modifican el litoral o construyen valles a los pies de la cordillera.

Hace varias décadas atrás, Fernando Tarrida del Mármol se refirió, en cierta medida, a un proceso de erosión anarquista que  denominó principio físico anarquista y que respondía a los caracteres constructivos y destructivos de las acciones libertarias. Tarrida del Mármol figuraba a la autoridad como un principio físico al que debíamos ir restándole cantidades hasta que fuera totalmente prescindible, y aunque inevitablemente quedaran residuos, habría que tender diariamente a que fueran más pequeños. Se trata, por lo tanto, de un principio físico que se entremezclaba con lo ético: por un lado, es una lucha contra todas las formas de dominio (sobre todo su expresión en el Estado y las que surgen del capitalismo) y, por otro lado, la preocupación de que cada cual no actúe de un modo autoritario.

¿Cuáles serán los agentes de este principio físico anarquista que figuramos en la erosión? ¿Su ritmo será rápido o lento? ¿La destrucción y la construcción se desarrollan al mismo tiempo? En su constancia ¿Cuándo empieza? ¿Cuándo acaba?


EROSIÓN, revista de pensamiento anarquista, es un proyecto del Grupo de Estudios José Domingo Gómez Rojas, iniciativa que, desde el primero de mayo de 2009, reúne a personas de distintas disciplinas dedicadas al estudio y difusión de las ideas y prácticas libertarias.

Desde esta perspectiva, EROSIÓN se sitúa como un espacio donde desarrollar no sólo el estudio y la investigación del pensamiento ácrata, sino también la opinión y el diálogo entre las distintas visiones que coexisten dentro del anarquismo.

De esta forma, EROSIÓN se inscribe dentro de una herencia del anarquismo que aporta a lo social, cuya construcción se articula desde el trabajo cultural y educativo como factores indispensables para la realización de los ideales libertarios desde una óptica multidisciplinar, amplia e integral. Por esta razón, reconocemos ejemplos diversos como las sociedades en resistencia o la prensa anarquista a comienzos de siglo XX, o el policlínico autogestionado fundado por Juan Gandulfo. Experiencias que, antes que lejanas, nos señalan que nuestras acciones comenzaron hace años y que aún hay mucho por hacer.

Por eso impulsamos un espacio dedicado al pensamiento, no como un lugar donde la teoría se torna estéril, sino para desarrollar e incentivar formas de lo social, de la experiencia anarquista, situándonos desde pensadores y prácticas libertarias que estén en tensión con la realidad y la utopía, entendida esta última como la capacidad cotidiana y creativa de que cada día podemos hacer algo más.

Este es el motivo por el cual decidimos fundar esta publicación: para materializar discusiones, registrar propuestas y encontrarnos en torno a ellas. EROSION es un espacio donde se aspira a conformar propuestas integrales y, al mismo tiempo, presentar e incentivar la reflexión anarquista. No es una revista de estudios; es una revista de pensamiento, agregando que, para el anarquismo, pensamiento y acción son idénticos en el fondo. Y es que se amerita algo más que estudios: existe la urgencia de pensar seriamente en la pluralidad del anarquismo, en sus expresiones que pueden ir desde lo literario hasta lo más rigurosamente científico. Nosotros no desmerecemos nada, así como no adjudicamos tareas revolucionarias a nadie. No queremos un anarquismo sesgado, al contrario, trabajamos a diario por pensar desde el antidogmatismo, desde los anarquismos que amplían sus horizontes.

¿Será esto lo que nos permite seguir insistiendo en el siglo XXI? No pensamos simplemente en las condiciones de posibilidad del anarquismo en el estrepitoso ritmo de nuestro siglo, sino también creemos que contiene las características necesarias para situarse, con seriedad y esmero, en los tiempos actuales. La erosión, justamente, nos habla de esto: que no existen modelos perfectos y que nada permanece estático, y que, por lo tanto, podemos conformar núcleos activos cuyo lugar no serán esos espacios de supuesta libertad que el capitalismo ofrece para proyectos alternativos, sino la articulación de otras formas de vida y de trabajo fundamentados en la asociación libre e igualitaria, capaces de pensar en los problemas sociales y proponer desde la asociación misma, y no desde el Estado ni la economía capitalista, programas e instancias cuyo horizonte sea radicalmente distinto al callejón sin salida al que ha sido conducida la humanidad.

Es cierto que esto que nombramos sea bastante variable o poco certero. Pero sucede que tampoco podemos dar respuestas acabadas. Si bien creemos que la autogestión verdaderamente aplicada conduce al camino de la anarquía, ésta misma es un desafío que debemos abarcar de diversas formas y en distintas realidades (la autogestión es multidimensional: su universalización es en la pluralidad y no en la imposición).

En todo caso, justamente, es porque hemos aceptado este desafío que armamos esta publicación de pensamiento anárquico.


Ciertamente, el formato físico y la estructura de la revista no están totalmente definidos. Este primer número, y quién sabe cuántos más, se encuentra dividido en tres secciones: Análisis & Ensayo; Apuntes & Reflexión; y Antología. El primer eje, tiene por objetivo profundizar en dos aspectos: el primero de éstos, Análisis, sería el examen de distintos fenómenos y problemáticas sociales desde la óptica libertaria, desprendiendo de este ejercicio el desarrollo de propuestas y alternativas propias de la práctica anarquista, mientras que el segundo, Ensayo, consiste en el estudio del pensamiento ácrata, con el propósito de rescatar del olvido a teóricos y obras cuya significación consideramos relevantes para la actualización y profundización del anarquismo. Por otro lado, la sección Apuntes & Reflexión es un espacio que se aparta de la disciplina investigativa para desenvolverse en el ámbito de las ideas y sensibilidades libertarias. Por último, Antología es la diversa y prolífica recolección de los párrafos que se han ido escribiendo en el trayecto de las luchas sociales libertarias.

Agradecemos a quienes se interesaron y participaron en este proyecto que demoró meses en concretarse: a I. Nistal, por su transoceánica amistad, a Juan Manuel Ferrario, por su incondicional apoyo trasandino, a los escritores Carlos Penelas y Sebastián Allende, y a Camilo Terán, por sus ilustraciones. Gracias por vuestra paciencia.

EROSIÓN ya es un espacio abierto en el cono sur de América Latina y se extiende con el ímpetu rabiosamente internacionalista a través del globo.

Salud y Anarquía.

Grupo de Estudios José Domingo Gómez Rojas
Julio de 2012. Santiago de Chile.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *